Un libro para “oler”

el-perfume[1]

No hay mayor fuente de conocimiento que la lectura. Entregarnos a las páginas de un libro, sumergirnos en su historia, en sus personajes, en su riqueza, es simplemente maravilloso. Nada mejor que imaginar nuestros propios escenarios, nuestros propios rostros de …